El ministro Lammens acusó de «extorsión» y “operaciones berretas” al empresario Santa María

El ministro afirma que estas “operaciones” iniciaron cuando manifestó su deseo de ser jefe de Gobierno

El ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, se manifestó el día viernes contra el sindicalista y empresario de medios Víctor Santa María al acusarlo de «extorsión» y de efectuar  «operaciones berretas» en su contra por haber hecho público su deseo de convertirse en candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

«Si dentro del Frente de Todos nos pegamos, nos esmerilamos, nos rayamos, nos hacemos operaciones berretas… y lo dijo el Presidente en noviembre en la Plaza, las diferencias se saldan en las PASO», afirmó Lammens.

Y continuó, con enfado: «No tengo ninguna duda de dónde viene. No me banco que me extorsionen y que haya listas negras».

Asimismo, comentó que era preciso ser «solidarios con los periodistas que trabajan en esos medios, porque que te digan a quién podés nombrar y a quién no, debe ser díficil trabajar así» en referencia a una supuesta censura.

El ministro a la vez solicitó que las grandes asociaciones de medios «digan algo» acerca del tema. «Notas que después son falsas, notas que no llevan firmas, dirigentes a los que se puede nombrar ¿Qué es eso?», finalizó.

Aparte del interés por una posible candidatura en la Ciudad, fuentes relacionadas  al dirigente gremial afirman que Santa María esperaba ser designado ministro de Turismo y Deportes en 2019 pero el actual presidente Alberto Fernández optó por el ex presidente de San Lorenzo.

Asimismo Lammens, que en 2019 fue candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad, tuvo como compañera de fórmula a Gisela Marziotta, quien es hoy diputada y se encuentra avalada por Santa María.

Por otra parte, las cosas no fueron muy bien luego de la elección y se amplió una grieta política entre el sindicalista y el actual ministro, empapada con las peleas por el fútbol ya que el primero se encuentra en Boca y el Segundo en San Lorenzo.

Por otra parte no es la primera vez que desde los medios de Santa María ponen en tela de juicio al funcionario. Ya lo habían hecho en el verano con el tema de PreViaje, uno de los planes del sector. Asimismo, cuestionaban su eficacia y entendían que originaba demasiada inflación.

El ministro se orienta en su crítica de este viernes a una nota pública que sostiene que el ministro alquiló un inmueble por tres años a cambio de 600 mil dólares. Esa misma nota, además, reactivó  las críticas de Patricia Bullrich y originó el enardecente cruce entre ambos en la plataforma Twitter. Por otro lado, durante el gobierno de Macri, Santa María fue investigado por supuesto lavado de dinero.

Asimismo, la ex ministra de Seguridad de la gestión de Mauricio Macri publicó un tuit en el que solicitó una explicación: «Ministro Lammens, ¿nos puede contar cuánto está pagando por el alquiler de sus oficinas? Ya no queremos más gastos inútiles ni privilegios».

Y adicionó: «Al final: ¿estamos o no estamos en «guerra» contra la inflación?».

En esa nota informa que Lammens suscribió un contrato de alquiler en el piso 22 en la calle Suipacha 1111, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para la Subsecretaría de Gestión Administrativa del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación. El contrato, por una extensión de tres años, fue firmado por Lammens y por Natalia Vizcay, directora de Compras, Patrimonios y Suministros. Asimismo, el valor total es de 643.500 dólares, equivalente a unos 128 millones de pesos.

En tanto la respuesta del ministro a Bullrich llegó una hora y 10 minutos luego del pedido de explicaciones de la dirigente del PRO. «Sra. Bullrich, con todo gusto le cuento: las oficinas a las que hace alusión las alquila el Estado Nacional desde el año 2003 ininterrumpidamente. No es mi oficina, es un piso entero en el que se desempeñan tareas propias del Ministerio de Turismo y Deportes», inició.

Y continuó: «El último contrato de alquiler de ese piso se firmó en 2018, bajo la gestión de Cambiemos, por un monto mensual de U$S 22 mil. Por ese mismo piso, en 2015, se firmó por U$S 25 mil mensuales», a la vez,  agregó que «vencido ese contrato» decidieron «renegociarlo con una cifra menor» y que «tras las negociaciones» lograron «bajar el monto a US$ 16,5 mil mensuales, un 25% menos de lo que pagaba» el Gobierno de Mauricio Macri.