Un preso se escapó de una comisaría del barrio porteño de Parque Patricios

Hablamos de Rubén Sotelo, quien escapó de la Alcaidía 4 del barrio porteño de Parque Patricios cuando se encontraba  en un recreo. Se encontraba detenido por «robo en poblado y en banda».

Asimismo, el mes pasado cuatro presos se escaparon de la Comisaría Comunal 15, dos de ellos lograron ser recapturados. En el día de hoy, se supo de un nuevo detenido que escapó de una comisaría del barrio de Parque Patricios. Hablamos de Rubén Sotelo que se encontraba  detenido por «robo en poblado y en banda».

Por otra parte, Sotelo se fugó en las últimas horas por los techos de una comisaría del barrio de  Parque Patricios, situada en la calle Zavaleta 425, donde se encontraba detenido desde el 25 de mayo último.

A la vez,  el preso se encontraba en un recreo y escapó por los patios mediante un ducto de una cañería que está pegado a la pared. Más tarde, el prófugo cruzó el alambrado luego de apoyar un colchón que utilizaba para dormir y huyó por los techos.

Asimismo, la evasión es investigada por la fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional en turno.

La discusión entre Nación y Ciudad de Buenos Aires

Los gobiernos de Ciudad de Buenos Aires y Nación tienen un nuevo cruce. Tiene que ver con   la sobrepoblación de presos en las comisarías del distrito. Por otro lado, la discusión fue comenzada  por el ministro de Seguridad y Justicia porteño, Marcelo D’Alessandro, quien aseguró que en una conversación privada con la interventora Servicio Penitenciario Federal (SPF), María Laura Garrigós de Rébori, la funcionaria le habría solicitado que “deje de detener personas para no tener problemas en las comisarías”.

Esta información surge después  de una fuga de cuatro presos de una comisaría de Chacarita y fue negado por la propia Garrigós de Rébori. Por el contrario, desde el SPF afirman que la mitad de los detenidos  del país son de Ciudad de Buenos Aires.

Actualmente, Jorge Macri, ministro de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se adhirió a la crítica y afirmó: «Estamos sentados en una bomba de tiempo porque esas comisarías no están preparadas para tener tanta gente detenida y en cualquier momento se puede escapar un delincuente peligroso y lo va a sufrir alguien que no tenía por qué sufrir un hecho violento o tal vez la muerte de alguien», manifestó el funcionario.

Por otra parte, indicó que desde la Ciudad «se le pidió al Servicio Penitenciario Federal que nos de una respuesta urgente antes de que la situación sea insostenible».

A la vez, la interventora del SPF afirmó que la mitad de los detenidos de la Argentina  alojados en penales federales son de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Adicionó que la última vez que habló con D’Alessandro fue en el 2020, por causa de la emergencia sanitaria por el COVID-19, y que la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, al igual que otras fuerzas de seguridad,  poseen  “un cupo para alojar 100 personas por semana”.

“La Ciudad es la que elige a quienes mandar (al Servicio Penitenciario Federal), si son las personas que van a salir próximamente en libertad o las que están condenadas”, indicó.

Asimismo, Garrigós enfatizó que es “el Poder Judicial el que dispone si una persona queda en libertad o queda detenido, no el Servicio Penitenciario”. “El lugar (para los presos) no depende del Servicio Penitenciario. Las unidades tienen un cupo límite. No solo tienen que tener camas, sino inodoros y lugar para que trabajen y estudien. El Estado tiene que tener un lugar adecuado para no apilar a la gente una del lado de otra”, comentó.

Por otra parte, señaló al gobierno de la Ciudad por no tener  un servicio penitenciario propio, una condición que comparte solamente con la provincia de La Pampa. Por otro lado, responsabilizó al Gobierno de la Ciudad por discontinuar durante el gobierno de Mauricio Macri un convenio suscripto con el ex ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, para crear nuevas camas en el penal de Marcos Paz, un sitio destinado para los detenidos del distrito.