Se generó una férrea oposición a la quita de subsidios a familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad

Con la premisa “Marketing y discriminación”, se generaron  las declaraciones que se dieron hoy luego de  la decisión de Rodriguez  Larreta. La decisión adoptada afecta a un universo de 23.686 familias.

Diferente sectores de la política salieron hoy al cruce de Rodríguez Larreta después  de que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunciara que retirará los planes sociales a las familias que no cumplan con el nuevo régimen de regularidad escolar con sus hijos e hijas menores.

A la vez, desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera) emitieron un comunicado, donde catalogaron la medida adoptada como un “un nuevo anuncio de marketing y discriminación”.

Asimismo, subrayaron que esta medida «despliega odio de clase» y, a la vez, «omite la responsabilidad de la gestión de la falta de vacantes, principalmente para las familias más vulneradas» como así también «la baja sistemática del presupuesto que hacen desde que gobiernan esta jurisdicción».

«Desde UTE nos solidarizamos con las familias de la comunidad educativa y reclamamos al Jefe de Gobierno que aumente el presupuesto educativo, construya escuelas para garantizar vacantes y termine con la persecución a los sectores populares», consideró la entidad gremial.

Por otra parte, la legisladora de la Ciudad del Frente de Izquierda-Unidad Alejandrina Barry presentó un proyecto de declaración que «repudia enérgicamente la decisión del Gobierno de la Ciudad de quitarle los planes sociales a las familias en base al criterio de presentismo escolar».

Al mismo tiempo, la iniciativa fundamenta que es «una medida discriminatoria, de ataque a los sectores más vulnerables y que no busca garantizar el derecho a la educación».

Por otro lado, la declaración solicita que «a fin de lograr una verdadera presencialidad escolar, se cumpla la sentencia judicial que obliga al Gobierno de la Ciudad a otorgar vacantes escolares y que se asignen becas estudiantiles a todo estudiante que la necesite».

A la vez, quien también realizó una fuerte critica vía Twitter a la medida adoptada por el Gobierno porteño fue la diputada  porteña del FdT María Bielli: «La educación como contraprestación a un programa de ingresos se resolvió hace 10 años con la AUH».

En ese contexto, agregó: «Tenemos un sistema educativo en la Ciudad que reproduce desigualdades sociales. ¿Por qué además de controlar y vigilar no se propone reparar injusticias y garantizar los mejores recursos?».